De cómo acabe en la obra. Parte III


Y seguimos con mi pequeña autobiografía. Aun queda para llegar a la obra, pero en esta entrada llegaremos hasta Madrid, en mi primera incursión.

Adiós obra, vuelta a Almerimatik

Como contaba, para Febrero de 2013 mis prácticas como arquitecto técnico no daban para mas. Decidí volver a Almerimatik para complementar el Ingles mientras esperaba a Septiembre. En ese mes habría de mudarme a Madrid a comenzar mi Master. El curso que tomé se titulaba «Experto programador en tecnología Java».

Nuevamente, realizar este curso fue todo un acierto. Amplié los conocimientos adquiridos en el anterior, ahondando aun mas en el entorno Java. Me llegué a sentir muy cómodo en NetBeans y empecé a programar mis propios proyectos. Incluso aprendí a hacer aplicaciones sencillas en Android, aunque no es algo que me haga disfrutar y no lo he sacado ningún partido. Por mi cuenta me metí fuerte en JavaFX2.0, para crear aplicaciones de escritorio.

Sin embargo, siempre recordaré este curso mas por el ámbito personal que por el profesional. De este curso saqué un grupo de amigos estupendo, con el que pasé grandes ratos: Viajes, excursiones, ferias, cumpleaños… Tanto es así que, haciendo honor al tópico, me eché novia en un curso para desempleados. Cuatro años después seguimos juntos y es una de las mayores motivaciones para realizar este viaje.

¿Por qué un Máster en Madrid?

Durante esa etapa en la academia solicité y accedí al programa de master detrás del que iba desde hacía un año: Innovación tecnológica en edificación. Sin embargo alguno se podrá preguntar ¿Por qué, si tanto te gusta programar, no cortaste ahí con la obra? Bien. Tengo dos razones:

  • La idea que tenía por aquel entonces es que para ganar dinero en la informática había que ser informático. Para ser informático había que estudiar 4 años. Por aquella tenía ya 26 y me parecía inviable meterme en los 30 sin «trabajar».
  • A colación de la anterior, necesitaba crear una zona de confort para aterrizar en Madrid. Podría haber cogido mis cosas y haberme plantado en la capital a echar curriculums. Hubiese durado un mes a lo sumo. Con el Master me movería en un ambiente que sabía manejar (universitario), accedería al mercado laboral (prácticas) mas sano que el de Almería, y tendría todo un año para transicionar sin peligro y colocarme allí.

Y que tenía muchas ganas de vivir en Madrid, por la ciudad, por familia, por amistades. ¿Desventajas? Pues la económica. Pero al final se demostró que la apuesta era acertada.

Sobre aquel verano solo decir que me lo pasé muy bien. Me saqué el First, de festivales ví en concierto a un montón de bandas molonas: M83 (ver Outro en directo es de las cosas mas escalofriantes que he disfrutado en la vida), Bloc Party, Vitalic, TEED, Klaxxons…. es una lista interminable.  Disfruté de Almería, de mi nueva amiga, de amigos, del pueblo. En definitiva, ¡fue un gran verano! Llegó septiembre y…

Máster en Innovación Tecnológica en Edificación, Madrid

ETSIE Madrid

Escuela Técnica Superior de Ingenieros en Edificación de Madrid, mi nueva casa

Gracias a dios tengo muchos amigos y familia en Madrid. El drama de encontrar piso se dilato durante todo el mes puesto que cuadrar precio, zona y compañeros resulto un proceso bastante complicado. Sobre todo con el presupuesto tan ajustado que llevaba. En cualquier caso, para el 25 de Septiembre tenía las llaves de la que sería mi residencia por los 9 meses siguientes: Un piso compartido de tres habitaciones en el barrio del pilar. Mis compañeros tenían un perfil semejante al mío, la zona estaba (está) muy bien, los caseros fueron fantásticos y estaba bien comunicado. Empezó bien mi aventura por la capital.

Sobre esos cimientos edifiqué uno de los años mas fructíferos de mi vida. En la temporada 2013/2014 gané mi champions personal. Pero eso ya lo contaré en la siguiente entrada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *